El abonado del bonsái

Información

Importancia del abonado en el bonsái

Los árboles en la naturaleza obtienen nutrientes y agua enterrando sus raíces profundamente, o girándolas hacia donde se encuentran los nutrientes necesarios. Los bonsáis al estar en macetas, con un sustrato con capacidad drenante y casi o totalmente inorgánico, no tienen esta posibilidad y dependen casi enteramente de la fertilización que le demos, es por esto que el abonado es crucial para la supervivencia del bonsái.

El tema del abonado al igual que el tema del sustrato a usar en las macetas es muy controversial. Muchos maestros y aficionados han desarrollado sus propios fertilizantes, fórmulas o maneras de usar abonos.

Información básica

Los árboles en general pueden nutrirse de 2 formas:
Nutrición foliar
Al absorber el nitrógeno del aire y el disuelto en el agua de riego o lluvia a través de sus hojas.
Nutrición radicular
Absorben los nutrientes a través de sus raíces.

Nutrientes necesarios en el abonado del bonsái

Los árboles plantados en tierra sólo absorben los nutrientes y el agua que necesitan para garantizar su salud y supervivencia. Los nutrientes que demandan son muy variados, pero los tres más importantes son el Nitrógeno (N), el Fósforo (P) y el Potasio (K), los cuales son comúnmente llamados macroelementos. Además de los macroelementos también existen los microelementos u oligoelementos, que, aunque son de menor importancia (una carencia de estos no afecta duramente la salud de la planta) ayudan al equilibrio del árbol, estos serían: quelatos óxido de magnesio (AHG), quelatos de hierro (Fe), quelatos de manganeso (Mn), quelatos de cobre (Cu), boro (B), etc.

Importancia de los macroelementos en el abonado del bonsái

Nitrógeno

El nitrógeno es importante para el desarrollo del tallo, ramas y hojas, aportando el vigor general del bonsái, regula su capacidad para la creación de proteínas, aminoácidos, enzimas, clorofila, alcaloides y ácidos nucleídos. Este elemento será demandado en mayor o menor medida durante las estaciones del año.
El exceso de nitrógeno provoca un crecimiento exagerado, tallos largos y débiles, con entrenudos separados, exceso de follaje, poca producción y caída de flores y frutos sin madurar. Decae la resistencia del árbol ante plagas y enfermedades, así como vientos, lluvia y heladas.
La carencia de nitrógeno se manifiesta con la disminución del crecimiento del bonsái, haciéndole parecer enfermo a primera vista, provoca clorosis en las hojas (se tornan amarillas), pérdida de follaje y decaimiento general de la planta.

Fósforo

Es esencial para el metabolismo del bonsái, interviniendo directamente en el almacenamiento y transferencia de energía. Fundamental en la creación de raíces y su buen desarrollo. Aumenta la resistencia al ataque de insectos y plagas, enfermedades y estrés en general.
El exceso de fósforo hace que se bloquee la absorción de otros nutrientes, provocando el mal funcionamiento de las raíces y decaimiento del bonsái.
La carencia de fósforo provoca la decoloración de las hojas, pasando estas a un tono oscuro hasta secarse, además de provocar disminución de brotes y flores.

Potasio

El potasio interviene directamente en la formación de flores y frutos y en las reservas del bonsái. Aumenta el vigor de la planta, su resistencia contra plagas, enfermedades, heladas y sequía.
El exceso de potasio puede bloquear la absorción de algunos microelementos y el desarrollo de frutos exagerados y arrugados.
La carencia hace que las hojas se tornen flácidas y de color marrón en los bordes, con poca floración y fructificación. La resistencia a la falta de agua y al frío se ve comprometida.

Tipo de abonos

Abonos Orgánicos

Son abonos(fertilizantes) que se producen a partir de materia viva, ya sea plantas, animales o alguna combinación de estos.
Se pueden encontrar de diferentes maneras, como abono sólido (en forma de bola, pellets, granos o polvos) o líquido, y pueden ser de liberación lenta o normal.
Los abonos orgánicos además de estabilizar y estimular la flora microbiana del sustrato mejoran la retención de agua y la regulación térmica.

Abonos inorgánicos (químicos, minerales)

Son productos (o subproductos) obtenidos a partir de la explotación de yacimientos minerales o a través de la industria química.
Se pueden encontrar comercialmente de diferentes maneras, como sólidos y líquidos simples o compuestos. Sus formas de producción son en polvo, granos o líquido. Pueden ser de liberación controlada o normal.
Sus ventajas son la sencillez de su uso, el conocimiento de la composición exacta de sus elementos y su rapidez de actuación.
Se pueden clasificar también según su composición como simples o compuestos, dependiendo de si tienen uno o varios nutrientes.
Los abonos químicos tienen la desventaja de la sobredosificación, la cual puede ocasionar graves daños al bonsái.

En caso de sobredosis se debe regar abundantemente el sustrato con agua de calidad para limpiarlo de sales y abono, luego hay que dejar el bonsái en algún lugar sin sol directo hasta que se reponga.

Entendiendo el  abonado

Los abonos que usan los apelativos siguientes: compuestos, completos, equilibrados etc., están formados por varias combinaciones de macroelementos y oligoelementos. Pueden haber muchas combinaciones de NPK, como 555 (5% nitrógeno, 5% fosforo, 5% potasio), 6-3-1, o 10,10,10; el uso de uno u otro estaría condicionado por la época del año, en el estadio en que se encuentra el bonsái o lo que se quiere obtener de él.
Por lo general se usaría un abono con alto contenido de nitrógeno a principios de primavera para el despertar primaveral, y uno muy bajo en nitrógeno, pero con alto contenido en fósforo y potasio en otoño, para que el bonsái acumule reservas suficientes para sobrevivir hasta la próxima estación, y para que la brotación primaveral tenga buena calidad.

Lo que hay que saber

En el arte del bonsái los abonos más usados comúnmente son los orgánicos de liberación lenta; no solo hacen que la liberación de sus nutrientes sea en forma espaciada y en menor cantidad, sino que al ser orgánicos la planta nunca tendrá sobredosis de abono, y tomará exactamente lo que necesite en cada momento. Estos abonos de procedencia japonesa en su mayoría (donde su uso es mayoritario) son de muy buena calidad, equilibrados y específicos para obtener los mejores resultados en cada ocasión. Son el resultado de siglos de estudio, observación y experimentos para llegar a fórmulas óptimas para usar en cada caso, en cada estación y en cada especie. Los abonos sólidos orgánicos deliberación lenta (japoneses) por lo general se venden en forma de bola o pastilla (tamahi).

Los abonos sólidos (de fabricación japonesa) de liberación lenta más usados son:

Kioryoku

Es el abono orgánico más usado en Japón. De liberación lenta. No está fermentado. Usado generalmente en primavera
Composición: 4 P 2 K 1

Hanagokoro

Abono Orgánico Sólido de liberación lenta no fermentado. Muy usado en otoño
 Composición: N4 P 5 K 1

Biogold

Abono Orgánico Sólido de liberación lenta ya fermentado(sin olores). En forma de pellets. Ideal para todo tipo de plantas en casi todas las situaciones. Se puede usar como líquido si se deshacen los pellets.
Composición: N 5.5P 6.5K 3.5

Green King

Abono Orgánico Sólido de liberación lenta y fermentado(sin olor)
Composición: N6 P5 K 2

Principales características de estos abonos

Proporcionan los nutrientes esenciales para las plantas en forma de liberación natural lenta.
Protegen el suelo de convertirse en ácido.
Promueven un crecimiento saludable, mostrando características apreciables, como por ejemplo en el verde intenso en el color de las hojas o los entrenudos de las ramas que se hacen más cortos.

¿Como usar abonos sólidos de liberación lenta?

Mantenga estos abonos húmedos para obtener el mejor resultado. Los tamahi (bolas) o pellets se pueden poner directamente en el suelo (enterrándolos un poco), o en una cesta de abono (más aconsejable) con un poco de musgo sphagnum para mantener la humedad.

Colocación

La manera de colocarlos estaría condicionada por el tamaño de la maceta o lo que se quiera conseguir con el árbol, aunque por regla general se colocan de 10 a 15 cm entre sí, alejados del tronco del bonsái.

Duración

Por lo general producen efecto durante cerca de 60 días, luego de pasados unos 10 o 15 días de activación, atendiendo al grado de humedad y riego (lluvia). Para saber si el abono se ha consumido en el caso de que no se deshaga, se puede oler por la parte en contacto con el sustrato, si tiene mal olor indica que todavía está en funcionamiento, y si no hay mal olor pues entonces se puede reemplazar. Otra técnica es combinarlos con tamahis o pellets nuevos, cada 3 o 4 semanas, de esta manera el abono es constante al empezar a funcionar el nuevo cuando ya el viejo está por terminar.

Los abonos japoneses sólidos y de liberación lenta son caros, comparados con otras alternativas orgánicas e inorgánicas. Es por ello por lo que el uso combinado de orgánicos e inorgánicos es muy común entre los principiantes o en prebonsái, debido a sus requerimientos de macroelementos para su crecimiento y desarrollo, reservándose los de liberación lenta para bonsáis maduros, sin necesidad de crecimiento vigoroso para que no tenga carencia

Atención

Nunca abonar luego de un trasplante, en caso de usar abonos sólidos de liberación lenta se pueden dejar después de 15 días, de esta manera se garantiza cerca de un mes para que el árbol recupere su sistema radicular.

Nunca abonar arboles enfermos

Leave a Comment:

Leave a Comment:

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar