Introducción al arte del bonsái



¿Qué es un bonsái?

La palabra bonsái viene del japonés y significa literalmente Árbol en maceta, eso no significa que técnicamente cada árbol en una maceta es un bonsái. Para requerir este nombre los japoneses van mucho más allá de su significado literal, y lo hacen agrupando bajo la palabra bonsái: al árbol que mediante técnicas específicas de pinzado, alambrado y cultivo han logrado miniaturizar a la vez que mantiene su belleza natural, el bonsái es una vía para alcanzar la paz interior y estar en armonía con la naturaleza.

Historia del bonsái

La historia del origen es un poco ambigua, y se ha perdido en las leyendas orientales, se supone que haya nacido en la necesidad de cultivar árboles de lugares remotos con propósitos medicinales en la india y china, luego, a través de misioneros (budistas) chinos se introdujeron en Japón donde su cultivo logró su máxima expresión y belleza, creando con ello un arte que ha permanecido hasta nuestros días. 

Tamaños de bonsái

04275547

La escuela del bonsái japonés define muy bien los tamaños, bonsái es un árbol vivo que puede ser desde solo unos centímetros a 2 metros, (aunque luego del metro se considera más un árbol de jardín que bonsái).

Keshitsubo              3-8 cm

Shito                        5-10 cm

Mame                      5 -15 cm

Shohin                    13-20 cm

Komono                  15-25 cm

Katade-mochi         25-46 cm

Chumono / Chiu     41-91 cm

Omono / Dai         76-122 cm

Hachi-uye:            102-152 cm

Imperial                  152 +cm

Directrices Básicas para los bonsáis

A lo largo de los siglos de perfeccionamiento del arte del bonsái los japoneses han elaborado unas directrices básicas para aplicarlas a todos los árboles, son reglas básicas y simples fáciles de seguir que todos los estilos mantienen

Triangularidad:

Esta es la madre de todas las directrices, todos los bonsáis deben tener una triangularidad o varias según su estilo.

Conicidad:

Para que su aspecto sea más natural, y fiel al árbol en la naturaleza la conicidad debe de estar presente en el bonsái, los árboles siempre tienen la base del tronco más gruesa y ancha que la parte del tronco superior.

Movimiento del tronco:

El tronco del bonsái debe de tener movimiento, al menos entre la base y la primera rama, doblándose o retorciéndose a la izquierda o derecha, pero evitando que sea hacia adelante o hacia atrás.

Ramas en los exteriores de las curvas:

No se debe dejar ramas en los interiores de las curvas, siempre en el exterior de estas, no solo afea el conjunto, sino que puede traer defectos difíciles de reparar.

Ramas alternas:

Las ramas opuestas no deben de salir de un mismo punto del tronco o al mismo nivel, crearía un nudo difícil de corregir afeando todo el conjunto.

Distribución y nombre de las principales  partes un bonsái

El bonsai tiene una estructura definida y es importante saber todas sus partes y nombres, puede parecer complicado pero el dia a dia hace que se aprendan rápidamente.

Todo bonsai tiene un frente, muchas veces es difícil definirlo por muchas razones pero ciertamente lo necesita mucho más allá de la estética, es necesario porque a partir del frente se crea (expone) la estructura de todo las demás partes.Para escoger un frente observa el árbol, gíralo, busca su lado más bello o curioso, incluso el más feo (y gíralo 180 grados). Intenta tapar o esconde con la palma de la mano algún lado o rama (muévela para encontrar su mejor ángulo) y ver si estaría mejor con o sin él. Luego que tienes su frente se pueden empezar a definir las otras partes:

Desde abajo hacia arriba:

Estructura y triangularidad

Nebari

El Nebari es la base del tronco donde empiezan las raíces a hundirse en el sustrato, además de ofrecer un equilibrio visual entre el tronco y su base, representa la vejez del árbol que ha resistido la erosión del suelo a lo largo de los años. Es tan importante que según los japoneses el bonsái no está completo hasta que su nebari no esté terminado. Hay varias formas de conseguir un Nebari bien trabajado, una de ellas es mediante la eliminación de las raíces que crecen hacia abajo.

Tachiagari

Es la porción del tronco entre el Nebari y la primera rama. Es la primera expresión del bonsái, recto, con curvas y/o torceduras, su movimiento (o no) define la forma general del bonsai.

Ichi-no-eda/Primera rama:

Es la primera rama desde abajo, y normalmente la más gruesa y potente, y definirá el carácter del bonsai. Es importante que esté bien trabajada al ser una de las ramas con más impacto visual del árbol.

Ni-no-eda/Segunda rama:

Es la segunda rama, y estan importante como la primera,creciendo hacia el lado contrario de la esta, entre las dos definen movimiento del bonsai. Normalmente es la segunda rama más potente y grande, pero sin restar protagonismo a la primera rama.

Ushiro-eda/Rama trasera:

A pesar que no se ve en la dibujo, la rama trasera aporta la profundidad al árbol.También se le llama rama espalda.

Jushin/Copa:

Después de la definición de las 3 primeras ramas y  siguiendo las directrices se mantiene el orden de ramas, alternas a cada lado y espalda, hasta llegar al ápice.

Atama/Ápice:

El ápice es la punta de la triangularidad necesaria para todo bonsai, todos tienen que tener uno, y es importante definirlo después del cualquier trabajo. En dependencia del árbol que trabajemos será puntiagudo o redondeado, aunque lo ideal sería trabajarlo como si fuera un solo arbolillo en la punta y dejarle formas suaves en forma de cúpula.

Principales estilos de bonsái

Los estilos de bonsái definen su “historia”, así el movimiento del tronco, las posiciones de las ramas, su altura, la exposición de madera muerta pueden darnos una idea del tipo de vida que el árbol ha llevado, sus traumas, castigo de los elementos etc. aunque hay más estilos estos son los principales:

Estilo Chokkan o vertical formal:

Este es un árbol que casi no ha sufrido en su crecimiento, normalmente árboles solitarios, sin competencia por el sol. La conicidad del tronco disminuye suavemente hasta el ápice.

Estilo Moyogi o vertical informal:

Un árbol que debido al castigo de los elementos ha desarrollado fuertes curvas y a lo largo de su crecimiento el ápice una o varias veces.

Hokidachi o Estilo escoba:

En este estilo el tronco del árbol es recto y su copa es redondeada sin ápice visible, empezando sus ramas a ⅓-¼ del tronco y ramificando en todas las direcciones. La ramificación es muy fina en sus extremos.

Kengai o estilo cascada:

Este estilo representa a un árbol que crece en una pared montañosa, o acantilado, y el peso de la nieve, el agua o rocas dobla el tronco y las ramas por debajo de la base del tronco. Este bonsái se planta en una maceta alta

Han-Kengai o estilo de semi-cascada

Muy parecido al estilo cascada solo que la presión de los elementos no es suficiente para doblar el tronco muy por debajo de su base, se mantiene a su nivel o unos centímetros por debajo.

Bunjingi o estilo literati (libre):

Este estilo es muy especial, es el único estilo que además de expresar sentimientos y ser absolutamente libre, refleja la belleza de la lucha por sobrevivir en un medio poca luz (bosques oscuros, acantilados…), compitiendo con otros árboles por el sol, con un tronco delgado y sinuoso y dejando solo ramas imprescindibles en su copa, empujando siempre hacia donde está la luz, creando formas bellas y delicadas.

A pesar de su libertad sigue manteniendo algunas de las directrices que rigen a los bonsáis

Fukinagashi o estilo azotado por el viento:

Otro estilo de bonsái castigado por los elementos, en este caso el viento. En este estilo las ramas y el tronco se inclina hacia un lado representando el efecto de un viento constante desde la dirección opuesta.

Yose-ue o estilo bosque:

Este estilo no es más varios árboles en una maceta simulando un bosque, normalmente se hace con árboles de la misma especie, pero no es estricto, se mantienen todas las directrices y se añaden algunas reglas. Deben de ser mínimo 3 árboles, a ser más se debe mantener el número en impar (los japoneses no ven con buenos ojos los números pares).

¿Bonsái de interior o bonsái de exterior? ¿Cuál es la mejor ubicación del bonsái?

Los bonsáis son plantas vivas, y como plantas deben estar en el exterior. No existe bonsái de interior, existen especies que se adaptan a la vida dentro de la casa. Los arboles tropicales y subtropicales normalmente pueden sobrevivir bien en el interior de una casa, aunque sacrificarán alguna característica en su crecimiento y desarrollo. Los bonsáis como plantas que son deben de estar expuestos a los elementos y sentir las estaciones para crecer y desarrollarse sano, como un árbol más de la naturaleza

¿Que bonsái puedo tener en el interior?

Pues alguna especie que necesite temperaturas altas y relativamente estables todo el año como:

Bonsái de Ficus (casi todas sus variantes)

Bonsái de Carmona

Bonsái de Ligustrum

Bonsái de Sageretia

Bonsái Serissa phoetida

Para saber más sobre bonsái de Interior pincha aquí

La ubicación ideal del bonsái debe de ser siempre en el exterior, a pleno sol, excepto algunas especies de semisombra. La lluvia, el viento y el frío regulan las etapas de su crecimiento y desarrollo natural.

Técnicas  que se usan para hacer un bonsái

Pinzado:

El pinzado no es más que el corte o poda de las ramas más jóvenes, para balancear la fuerza del árbol y redirigir el movimiento de las ramas asi como  restringir el crecimiento de algunas de estas. Es una de las técnicas más importantes y es de fácil aprendizaje, su uso constante nos ayuda a mantener el árbol en su forma deseada.

Defoliado:

El defoliado contra de la eliminación parcial o total de las hojas de una rama o del árbol completo (excepto coníferas), para forzar una nueva brotación. Una técnica drástica que normalmente conlleva a muy buenos resultados. Se debe de hacer solo si es necesario, conociendo bien la especie del bonsái en la que se va a aplicar y solo en arboles sanos. También se usa algunas veces al trasplantar o para mejor recuperación luego de un trauma o trasplante fuera de fecha. Esta técnica conlleva un gasto de energía(reservas)del árbol muy grande, porque lo que hay que hacerla cuando sabemos que el bonsái puede recuperarse de ella. Las hojas de la próxima brotación serán sensiblemente más pequeña. Esta operación en pinos se le llama metsumi. 

Alambrado:

Técnica clave en la mayoría de los casos, consiste en alambrar tronco, ramas, brotes de tal manera que podamos doblarlos o torcerlos de la manera que queramos o necesitemos para formar nuestro bonsái. No es una técnica difícil, pero lleva mucha practica para hacerla correctamente. Muchas veces se hace el uso de la rafia junto con el alambre para proteger la corteza al hacer torceduras drásticas. Normalmente se usan alambres de aluminio anodizado o cobre recocido de distintos calibres como lo necesite el grosor del trabajo que vayamos a hacer con el bonsái.

Poda:

Pues si nombre lo dice, podar de una manera efectiva las tronco, ramas, brotes y raíces que no necesitemos, o afeen el diseño del bonsái. Normalmente se usar tijeras específicas para ello.

Trasplante:

El trasplante es esencial en la vida de nuestro bonsái. en la naturaleza el árbol desarrolla raíces profundas para tener acceso al agua y los nutrientes del suelo además de anclarse a sí mismo para sostener la parte aérea. El bonsái está en una maceta, depende totalmente de nosotros. Con un buen cultivo, los bonsáis de árboles caducos o de rápido crecimiento llenan la maceta de raíces en menos de 2 años, afectando entonces su crecimiento debido a la asfixia radicular. Es importante saber cuándo trasplantar nuestro bonsái para sanear las raíces, sustituir el sustrato y darle el espacio que necesita. Un buen truco es ver si las raíces salen por los agujeros de drenaje de la maceta, si es así es tiempo de trasplantar. los trasplantes se hacen por lo general a finales de otoños o a principio de la primavera.

A lo largo de los años se han creado muchas herramientas (y se siguen creando) para trabajar los bonsáis. Es importante que sean de buena calidad para aguantar el día a día sin desgaste

Cada tiene en casa una pequeña colección de tijeras, pinzas de corte, corta alambre y un largo etc.

La “tierra” que se usa en las macetas de bonsái se les llama sustratos, y está compuesto principalmente por gravas volcánicas y arcillas recocidas, aunque hay un largo etc., experimentos y variantes, lo importante es que drene bien y retenga nutrientes. En la naturaleza los arboles crecen en distintos tipos de terrenos, y las raíces se van adaptando a todo tipo de suelos. Los bonsáis están en macetas y si el agua se encharca hay peligro de que se infecten con hongos u otros patojéenos. Los sustratos más usados son la Akadama, El Pomice, y la grava volcánica. 

Bon = ‘bandeja/Maceta’ + Sai = ‘cultivo’, tan importante es el árbol como su maceta. En Japón existieron y existen maestros en el arte de la creación de macetas de bonsái, haciendo su elección muy difícil. La maceta complementa al árbol, está íntimamente ligada a su representación.

En los bonsáis jóvenes generalmente se usan macetas más grandes

Para elegir maceta se deben de tener en cuenta la especie del árbol, la forma y el color a usar, con o sin esmalte, aunque al final la decisión es enteramente personal. Hay algunas reglas no tan estrictas que pudieran ayudar, como:

-Pinos y Coníferas: macetas sin esmaltar

-Bonsáis de hoja caduca: macetas sin esmaltar o esmaltadas que no opaquen los colores del árbol llevándose el protagonismo

-El ancho de la maceta seria aproximadamente dos tercios de la altura del bonsái

Luego de esta breve introducción a este apasionante arte y teniendo las nociones básicas podemos empezar con el aprendizaje de las técnicas mas usadas. Para ello es mejor el comienzo con lo que seria nuestro primer bonsái. Para seguir con nuestra formación pincha en este enlace:

                                                                                                                                                                                                                          Eligiendo el material de partida

Un poco más