¿ Como hacer un bonsái? El trasplante

¿Por qué trasplantar un bonsái o prebonsái?

El sistema radicular de los árboles en la naturaleza crece hacia los lados y hacia abajo buscando agua y nutrientes a medida que el tronco y las ramas crecen hacia arriba persiguiendo la luz solar. Los bonsáis al crecer van llenando la maceta o contenedor de raíces, al punto de estas enredarse en sí mismas, estrangulándose y sofocándose hasta afectar seriamente la salud de la planta.

Hay varios motivos para el trasplante de un bonsái o prebonsái.

  • Porque el sistema radicular ha crecido tanto que las raíces salen por los agujeros de drenaje y la planta comienza a levantarse sobre el sustrato.
  • Porque el sustrato (o tierra) no es el ideal, especialmente con plantones o arboles de vivero
  • Para saneamiento después de constatar que hay podredumbre de raíces (esto solo hacerlo luego de que el árbol este recuperado)

En el caso de un  prebonsái trasplantarlo  a una maceta baja o a una maceta de entrenamiento o contenedor, favorece el crecimiento de raíces de forma plana. El cambio de suelo a sustrato de calidad estimula la creación de raíces, y por consiguiente contribuye al mejor desarrollo del prebonsái.

¿Cuándo trasplantar un bonsái?

Preferentemente en primavera o a mediados-finales de otoño. En especies de flor esperar hasta pasada la floración en caso de no querer perderla. El mejor momento seria cuando el árbol, bonsái o pre-bonsái esta hinchando las yemas, esto normalmente es evidencia que ha salido del letargo invernal, y la savia comienza a circular. En este temprano momento puede recuperarse de una manera rápida de cualquier intervención debido a que esta usando sus propias reservas y casi no hay parte aérea para mantener, por lo cual la regeneración de raíces sera optima garantizando su supervivencia.

¿Qué hacer antes de trasplantar un bonsái o prebonsái?

Conocer o informarse sobre la especie a trasplantar así como su requerimientos mínimos de temperatura, exposición solar, necesidades hídricas y de sustrato para recrearlo de optima manera y asegurar las supervivencia del prebonsái.

Escoger un frente, aunque muchas veces no es evidente, podremos seleccionar uno temporalmente. Al trabajar con un frente se pueden definir los futuros trabajos basados en este. Para escogerlo, giraremos el árbol repetidas veces hasta que veamos su lado más bonito, teniendo en cuenta el nebari (base del tronco) y disposición de las ramas para un futuro diseño, o en caso de tener alguna característica particular que le aporte belleza y/o personalidad.

¿Qué se necesita para trasplantar un bonsái?

  • Kumade(rastrillo japones) o pequeño rastrillo para remover el sustrato(tierra) y peinar las raíces.
  • Palillo (de comida china es perfecto) para remover el sustrato de entre las raíces.
  • Sustrato (si es especial para bonsái mejor, sino uno que drene bien funcionará).
  • Maceta (baja y de cerámica es ideal) o contenedor (maceta de plástico, colador, macetas improvisadas)
  • Alambre de aluminio anodizado para la sujeción de mallas de drenaje y anclajes

El trasplante

Para trasplantar hay que asegurarse que el prebonsái esté sano, y se deben tener conocimientos básicos de la especie. Es recomendable (no obligatorio) no regar el prebonsái 2 o 3 días antes (sin comprometer la salud del árbol), de esta manera la tierra estará seca y será más fácil que la planta se desprenda de las raíces, de hacerlo así tener en cuenta que estas raíces al contacto con el aire y sustrato seco perderán humedad, por lo tanto el trabajo debería ser rápido así como su posterior hidratación.

Se comienza el proceso preparando el lugar de trabajo así como la elección del sustrato a usar según nos convenga o requiera el árbol. Es recomendable disponer de espacio suficiente para agrupar las herramientas(las cuales deberían estar limpias, afiladas, aceitadas y desinfectadas) y accesorios necesarios.  La preparación de sustrato antes de empezar el trasplante evitaría luego pausas que pudieran comprometer el éxito de este. Para saber mas sobre los sustratos utilizados haga click aqui

Entorno de trabajo listo

Sustrato: Akadama&Kiryuzuna

Akadama

Kiryuzuna

Mezcla de Sustrato

Se prepara la nueva maceta o contenedor primeramente tapando los agujeros de drenaje en caso de maceta para bonsái, y dejando de 1 a 2 alambres pasando por los agujeros de drenaje que se usarán para el anclaje. Se deposita una capa de sustrato en forma de pirámide en el centro. Aquí se pueden usar varias granulometrías dependiendo de la profundidad de la maceta o contenedor y la necesidad hídrica del prebonsái, se pondrían granos más grandes al fondo para facilitar el drenaje o dejarlo con granulometría menor para retener más humedad.

Se sacaría el prebonsái del contenedor en el que está y se retiraría parte de la tierra por la parte del tronco hasta encontrar las primeras raíces. Hay que tener en cuenta que muchos árboles en los viveros pueden tener mucha parte del tronco enterrada.

Luego, con la ayuda del rastrillo, se retira la tierra de los bordes y de los lados, teniendo especial cuidado con no romper raíces innecesariamente. De ser necesario ayudarse con el palillo.

Dependiendo de la especie la mayoría de los caducifolios pueden quedarse a raíz desnuda, lo cual nos ayudaría mucho a retirar toda la tierra y a sustituirla por la nueva, no así con las coníferas que necesitan un buen pan de raíces con tierra antigua en los que las micorrizas (hongos en simbiosis con la planta), tienen una actividad importante, y este hongo moriría o estaría en deficiencia pudiendo comprometer la supervivencia del prebonsái.

Luego de retirar parte de la tierra de los bordes y lados, se retira parte de la tierra del fondo. A estas alturas y dependiendo del tipo de prebonsái y su salud habrá muchas raíces expuestas y se puede iniciar el peine de estas. 

Con cuidado, sin romper raíces innecesariamente y ayudado con el palillo se desenredan las raíces, introduciendo el palillo en la masa de raíces y con movimientos hacia abajo, y hacia los lados varias veces. De esta manera tendríamos una vista perfecta de las raíces para calcular la cantidad a cortar, y encontraríamos las raíces podridas o enfermas en caso de existir éstas. La raíz pivotante suele ser la más larga y de fuerte crecimiento hacia abajo partiendo del centro, esta es una de las más importantes para podar para que se pueda usar una maceta baja y favorecer el desarrollo de raíces laterales que formarán el futuro nebari.

Si es nuestro primer trasplante de una planta joven, se recomienda dejar más de la mitad de las raíces intactas para garantizar su supervivencia. En caso de que estemos seguros de que podremos intervenir el pan de raíces, no cortar más de ¾ de este. Cortar raíces grandes y muy enredadas, así como las puntas de las demás favorece el crecimiento de nuevas raicillas a los laterales.

En el caso de hacer podas o cortes a raíces muy grandes, sellar las heridas con algún bálsamo o pasta cicatrizantes.

Después de la poda-limpieza de raíces es momento para plantarlo en su nueva maceta o contenedor. Se toma el prebonsái por el tronco, se sitúa el pan de raíces encima de la punta de la pirámide que habíamos hecho previamente con el sustrato, y se empuja lentamente, firme (pero sin dañar el árbol) con movimientos a los lados, hasta que se nivele el sustrato y nos aseguremos que está bien asentada la base de las raíces en él. Las raíces que hayamos dejado largas se pueden asentar a lo largo de la maceta, siempre en dirección a su borde correspondiente.

Este paso es solo necesario si usamos anclaje lo cual no es obligatorio, pero favorece mucho en los primeros meses de recuperación de su sistema radicular ya que evita que el prebonsái se mueva debido al viento u otros factores y que las pequeñas raicillas se partan debido a ello

A continuación, procederemos al anclaje del pan de raíces. Cruzando a cada lado del sistema radicular el alambre y sin dañar o estrangular raíces, torceremos estos hasta que se logre una sujeción fuerte y la base del prebonsái no tenga movimiento.

Otra manera de anclar es alambrando desde el principio del nebari subiendo por el tronco con los dos extremos del alambre abrazando el tronco y de esta manera sujetándolo. Es importante, si se usa este método, desalambrar luego de un mes o cuando se sepa que ha brotado y esta seguro de su recuperación, de otra forma el alambre estrangulará el nebari y el tronco creando defectos difíciles de reparar

Una vez que el árbol esté estable sobre su base se cubren de sustrato las raíces hasta la altura del tronco donde éstas comienzan a salir. Usando el palillo con la punta hacia el sustrato se comienza a introducir éste empujándolo hacia las raíces, haciendo este movimiento una y otra vez a lo largo de todo el sustrato girando la maceta o contenedor en caso necesario. El objetivo es lograr que el sustrato se introduzca y quede en buen contacto con las raíces. En caso de haber dejado tierra antigua introducir el nuevo sustrato de esta manera en el viejo y que no haya diferencias de densidad en el futuro que pudieran hidratarse de forma diferente.

Al terminar de palillar, se puede limpiar la superficie del sustrato, eliminando el sobrante de este y cortando las puntas de raíces que hayan podido salirse al usar el palillo.

Alambrado                                                                                                                                                                                                                          Riego y recuperación

Leave a Comment:

Leave a Comment:

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar